NO BULLING, un caso real

Madre mía, que semanitas llevo, ni tiempo de pasarme por el blog tengo :(, menuda vida que llevamos….

Bueno aquí estoy, que es lo importante y para tratar un tema interesante cuando eres madre o padre de adolescentes, el bulling.

Todos hemos leído mucho sobre el tema, pero no todos se atreven a escribir sobre casos reales, contados por nuestros propios hijos, nuestros adolescentes que tan de cerca los viven, yo sí y es triste, pero es real.

Hace tiempo mi hijo me contó que había detectado un caso de bulling en su colegio, amenazas, insultos, empujones, risas, lagrimas, humillaciones, a un chico bueno, callado, estudioso…..y me pedía consejo para solucionarlo. Su iniciativa me sorprendió y enorgulleció enormemente, quería solucionarlo, quería poner cartas sobre el asunto y me pedía consejo.

Bulling

Evidentemente le recomendé inmediatamente hablarlo con el director de su centro, explicándole todo lo que había visto, con pelos y señales, detalle a detalle y pidiéndole por favor su ayuda para solucionarlo y ayudar a aquel pobre chico que no había hecho nada, tan sólo no caerle bien al “líder” de la clase, que siempre…siempre…hay uno, por desgracia.

El director se implicó de lleno en el asunto, manteniendo en el anonimato a mi hijo y al resto de amigos que le habían apoyado en esta lucha contra el bulling. El grupo de chicos acosadores tuvo su merecido, os lo puedo garantizar, muchos lloraban como bebés al ser descubiertos, victimas también de su poco carácter, de su mala educación, de  no saber decir no y seguir por ser admitido. Mi hijo y su grupo, también tuvieron su recompensa, conseguir un nuevo amigo que se introdujo en su pandilla, un amigo agradecido, un amigo de verdad.

Pero…al año siguiente, este chico dejó el colegio. ¿Por que? ¿ Por que este chico a tenido que dejar su vida, sus amigos, sus, clases, sus profesores, ….por una pandilla de insensatos? Queremos lo mejor para él y estamos contentos de que esté feliz, pero GRITAMOS BASTA!!!! y pedimos a voces ¡EDUCACIÓN EN NUESTROS HIJOS!. Explicadles, habladles, escucharles y hacerles ponerse en su lugar, humillarles, gritarles, empujadles…para que se sientan como ellos.

NO MÁS BULLING POR FAVOR, ¡Por una sociedad tolerante! Por tí JL!!!

 

Anuncios

Si tu me dices ven….

Justo eso, lo dejo todo 🙂 es lo que yo les digo cada día a mis adolescentes y es realmente así. Da igual si tengo tiempo o no, si estoy haciendo algo o estoy descansando, si tengo planes o estoy desocupada, con la edad que tienen considero que debo estar ahí cuando ellos me necesitan y me llaman!!!!

Siempre les he dicho a mis hijos que pueden contar conmigo para todo lo que necesiten, que pueden contarme sus problemas, que pueden confiar en mí, pero yo se, que a ciertas edades, cuesta contarle a tu madre las cosas. No me importan las circunstancias sin importancia, sus líos adolescénticos, lo que sí me importa de verdad, es haber sido capaz de trasmitirles que si tienen un problema, quien realmente les va a ayudar es su familia y en este caso yo, como madre.

Llegan a mis oídos historias de sus amig@s que se auto lesionan por problemas con sus padres separados, parejitas con síntomas de acoso, consumos de drogas, primeras fracasadas relaciones sexuales….y tiemblo, tiemblo de que cualquier día de estos sean ellos. ¿Que se les queda de todo lo que les hemos enseñado durante años? ¿o lo que les decimos cada día? ¿ La educación realmente les vale en la adolescencia? ¿ Y los demás chicos? ¿es que no han sido educados? no se….tengo dudas…siempre he creído que la educación desde chiquitos marcaría para siempre sus vidas, pero ahora que me adentro con ellos en la adolescencia y abres los ojos al exterior…no se hasta que punto esos esfuerzos de una vida entera…pueden esfumarse en segundos, por una amistad, por una compañía, por miedo, por inmadurez, ……y cometer graves errores que pueden pesares mucho en la vida.

Hasta hoy puedo estar tranquila, pero como siempre digo, el miedo acompaña mis días y ando alerta a cada segundo para que todo vaya bien, sin agobiarlos, sin presionarlos, pero pendiente, a su lado, preocupándome por sus problemas cuando los han tenido y dándoles la confianza de acercarse a mí, sin reproches, sin desprecios, poniéndonos bajo su piel, bajo su persona y recordando cuando hace tan sólo unos años….yo estaba así.

post